#diaHD: Un día de Humanidades Digitales – Caracteres

El objetivo final de este blog [en referencia al blog de publicación original] -de toda esta comunidad de blogs, de hecho- es contar qué hacemos en un día los que trabajamos en el ámbito de las Humanidades Digitales (en Twitter, el #diaHD). Puesto que el objetivo que me propuse era presentar Caracteres. Estudios culturales y críticos de la esfera digital, el día que voy a presentar no es un “directo”, sino más bien la reposición de un día que tuvo lugar hace bastante poco: uno de los días previos a la publicación del vol. 2 n.1 de la revista.

Esta entrada por el Día de las Humanidades Digitales podría haberse centrado en el encuentro de la Feria del Libro de Madrid con José Manuel Lucía Megías y Benjamín Escalonilla, el pasado 6 de junio, o en el congreso del GRISO de finales de mayo, pero creo que -como me propuse en mi plan original- el elemento diferencial debía estar en centrar estas entradas en la revista y culminar en el texto de hoy.

Un día de Humanidades Digitales

elelabEn un día cotidiano, lo primero que toca hacer es ir al trabajo. Para mí eso significa ir al ELElab de la Universidad de Salamanca, donde creamos los nuevos materiales de enseñanza de español de la institución. Aunque van a editarse en formato físico (algo que es todavía muy importante en muchos centros de estudio, ya que no disponen de ordenadores en todas las aulas ni pueden suministrar -o exigir- a los estudiantes que lleven sus propios ordenadores o tabletas), cuentan con contenidos multimedia. En definitiva, trabajamos preparando los libros tanto en su vertiente estricta -la puesta en página- como en torno a los materiales sobre los que se trabaja, todo siempre con una visión de futuro para poder expandir este trabajo a las plataformas digitales e incorporar sus beneficios al proceso de enseñanza-aprendizaje. A eso hay otra rutina más: las reuniones del GES XVIII.

ges18Esto significa que el trabajo en Caracteres se concentra en la tarde, aunque para llegar a este momento de trabajo ya se ha realizado una gran cantidad de tareas previas que son ineludibles en toda publicación académica: los artículos se han distribuido entre los encargados del arbitraje (peer-review) de los mismos, se han remitido los dictámenes a los autores y, cuando ha sido necesario, se han recibido los artículos revisado. Cuando todo el trabajo de preparación se ha llevado a cabo, el siguiente paso es preparar el número: es decir, le damos forma.

Comunicación entre editores

reunionskypePuesto que los editores estamos repartidos por Europa, las reuniones sobre la revista se realizan mediante sistemas de chat: vídeo, audio o solo texto, según lo que necesitemos en cada momento y recurriendo a varios programas y entornos sociales. Lo más importante en estos casos es tener flexibilidad para obtener una comunicación fluida. En algún momento hay que evaluar las cosas en el acto y en otras se puede esperar; por esta razón es importante que -como en todo acto comunicativo- se adopte la vía adecuada: un correo electrónico, chat de Facebook, o videoconferencia con Skype son tan solo algunas de las posibilidades y todas son satisfactorias. Se demuestra, por supuesto, que la “deslocalización” de los editores no supone ningún tipo de problema.

Con el trabajo de edición hecho, se procede a la maquetación de la revista. Caracteres se publica en web mediante el CMS (Content Management System) con el que gestionamos todos los contenidos. De esta manera conseguimos que los artículos de la revista sean “visibles” para los buscadores generales, como Google y eso posibilita llegar también a un público que es igualmente general, o bien público especializado que está realizando una búsqueda más general a través de buscadores. Esto se complementa con la inclusión de metadatos, por supuesto. Además, resulta importante emplear HTML -es decir, los recursos más estandarizados posible- para la web y evitar el uso de herramientas como Flash, por ejemplo: hacen que la carga sea más lenta, pueden dar problemas, y no son compatibles con tabletas o móviles (y, además, cada vez más usuarios simplemente no lo instalan en su ordenador). Incluso es conveniente reducir elementos Javascript y demás: cuanto más sencillo sea todo, más fácil será adaptarse a diferentes formatos de pantalla, dispositivos, etc.

Resulta importante emplear HTML para la web y evitar el uso de herramientas como Flash

La ventaja del formato web es, también, que resulta muy fácil dar una lectura rápida y decidir si el contenido interesa o no. Tras eso, el visitante podrá leer el contenido, guardarlo en favoritos, o descargar el PDF, según su preferencia. Incluso puede preferir tuitearlo, comunicarlo directamente a través de LinkedIn, de Facebook o de cualquier otro sistema social de los que se integran en la revista para facilitar la difusión de la misma.

Las revisiones de los artículos (pues siempre se cuelan erratas, por mucho que el contenido lo cuide el autor, lo revisen en el peer-review  y luego se vuelva a leer) son constantes, y en este caso la comunicación constante resulta de gran ayuda. Como muchas veces nos enviamos los archivos con las revisiones sucesivas, en este caso se emplea tanto Dropbox como el correo electrónico, ya que complementan muy bien la herramienta de comunicación que se esté usando en ese momento.

Maquetar: la doble vertiente web y PDF

Captura Caracteres Vol. 2 N. 1Paralelamente preparamos el archivo PDF. Decidimos emplear un programa estándar de escritura (en este caso, Pages para Mac) porque, por el tipo de producto final que se obtiene, no resultaba necesario recurrir a programas más costosos ni profesionales para la edición y maquetación. La edición doble presenta una dificultad obvia: cuando se detecta un error relativamente tarde en el proceso de preparación de la revista, este debe corregirse por duplicado y se multiplican también las opciones de que al corregir algo salga un error en otro lugar. Nos referimos a la típica situación en la que se altera la disposición de una imagen en la hoja, por ejemplo.

No resultaba necesario recurrir a programas más costosos ni profesionales para la edición y maquetación

En cualquier caso, gracias a la sencillez de las herramientas empleadas y su suficiente versatilidad a la hora de trabajar con una disposición en la hoja (que es, en realidad, muy sencilla), los problemas que surgen son escasos y siempre resulta fácil y rápido corregirlo todo. Las situaciones “complicadas” se han dado con artículos que emplean otros alfabetos, como en el caso del hebreo, ya que además se modifica la orientación de escritura. En ese caso en concreto hubo que revisar la codificación de la base de datos para asegurarnos de que todo estuviera en UTF-8.

bloquehtmlLa edición web, por su parte, se realiza directamente en el editor HTML, aunque es una simple cuestión de preferencia personal, pues existe la opción de un editor visual. Al escribir directamente las etiquetas me resulta más fácil asegurarme de que lo que se va a ver en pantalla coincide con lo que quiero que salga. Luego siempre hay que revisarlo visualmente, porque basta saltarse un símbolo para que el resultado se vaya al traste, pero lo cierto es que cada vez me resulta más cómodo trabajar directamente con las etiquetas. A esto puede contribuir el que, durante ya más de una década, haya trabajado en medios digitales y durante años (y no pocos) hubiera que escribir a mano las etiquetas porque, simplemente, no había un editor visual integrado en las entrañas de esa plataforma. Te las aprendes y acabas picándolas de manera natural cuando escribes: es un mecanismo de trabajo más que se automatiza con facilidad.

Si nos saltamos varios días de revisiones que consisten en repetir esto mismo una y otra vez, al final llegamos a lo que nos importa: el día de publicación. Los archivos PDF los subimos directamente con el gestor de archivos del CMS, así que si queremos no hace falta usar un programa FTP. Cuando ya están subidos, programamos la publicación de cada una de las páginas de los artículos (para que se hagan públicas secuencialmente) y la actualización de la página de índice de ese número de la revista.

El trabajo duro no es preparar la revista para su publicación, sino toda la labor previa de edición y gestión así como reunir a un grupo humano tan destacado y especializado

Hecho esto, la web ya está actualizada: cada artículo tiene su enlace al PDF y cada PDF tiene su enlace a ese mismo artículo en la web. Esto es posible gracias al sistema de URL amigables y a que, por supuesto, sabemos de antemano qué nombre tendrá el archivo PDF. Durante la maquetación esto se tiene en cuenta para no tener que realizar esta parte a posteriori y tenerlo todo listo desde el mismo momento en que se publica la revista. A eso le sumamos la actualización de la portada general y ya tenemos lista la revista (rica, rica y con fundamento, que diría Karlos Arguiñano).

Los resultados llegan al final

Como hemos visto, el trabajo no reviste ninguna complicación especial y en parte eso es lo bonito: se demuestra que los requisitos técnicos para poder lanzar una publicación no son hoy en día un gran obstáculo, como tampoco lo es el coste económico. El trabajo duro no es el de preparar la revista para su publicación (aunque sí es cierto que resulta cansado y requiere muchas horas de atención), sino toda la labor previa de edición y gestión, así como el hecho de reunir a un grupo humano tan destacado y especializado como el nuestro con el consejo editorial y el consejo científico y luego asumir y garantizar los compromisos de calidad de toda publicación científica, lo que culmina en el paulatino reconocimiento de índices y bases de datos. Este es un trabajo mucho más costoso y lento que da resultados a largo plazo, pero que se asume con gusto para conseguir que la revista no solo sea interesante y cuente con buenos artículos, publicados además de una forma que -esperamos- sea accesible, cómoda y fácil de leer, sino también para respaldar con criterios de calidad y reconocimiento suficientes todo el esfuerzo por parte de los autores.

revista

¿Es, en definitiva, tan diferente la actividad cotidiana de alguien que trabaja en Humanidades Digitales a las de los especialistas que no añaden esa especificación a su área? Posiblemente no; como con tantas cosas en la vida se trata de usar las herramientas que están a nuestra disposición solo que, en algunos casos, como este que he expuesto, las herramientas son también parte del foco principal en los estudios: las Humanidades Digitales no solo como disciplina o instrumento, sino también como objeto mismo de estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *