¿Por qué crear una revista como Caracteres?

Crear una revista no es algo que suceda de un día para otro y en el caso de Caracteres las primeras conversaciones sobre la necesidad de poner en marcha una publicación como la que finalmente fue empezaron allá por 2010, cuando David Andrés Castillo (lingüista más que bien especializado en la publicidad) y yo, especializado en narrativa digital, elucubramos sobre qué había que hacer y qué podíamos hacer nosotros en un terreno que se mostraba muy movedizo.

De hecho, el terreno era tan poco firme que podríamos contar varias anécdotas sobre expresiones de condescendencia y gente preguntándose cómo personitas que tenían por -qué menos- de inteligencia normal se meten en “cosas de esas” de internet y no en cosas de provecho (es decir, cualquier cosa de hace cien años o más). Bueno, al menos yo puedo contar varias de esas historias y, de hecho, hay quien me ve y suele preguntarme si todavía me dedico “a eso tuyo de los videojuegos”.

Lo que estaba claro desde el primer momento era que la revista tenía que ser abierta, gratuita y con unos criterios de calidad que permitieran un desarrollo serio de todo ese espacio, en ocasiones brumoso, al que suele relegarse lo interdisciplinar. Y cuando las disciplinas son, por un lado, las Humanidades o las Ciencias Sociales y, por el otro, lo tecnológico parecía -en ocasiones, todavía parece desde fuera- que la combinación carecía de sentido y función.

Con esas ideas empezamos y en ellas seguimos. Todavía faltaba camino por recorrer y muchas cuestiones por evaluar y aclarar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *