El papel de Tisselli

Muchos lectores, autores y estudiosos de la literatura digital están más que familiarizados con el trabajo de Eugenio Tisselli. Por supuesto, también lo están con su decisión de cambiar de aires (y si no lo están, en el vol. 1 nº1 de Caracteres tienen un artículo de él mismo sobre la cuestión).

Bajo el lenguaje
Bajo el lenguaje

Quiero agradecerle a Eugenio que me haya mandado su último libro de poesías (y aprovecho para recomendar El drama del lavaplatos), porque es un proyecto muy especial y que nos muestra que no todo es entrar en el mundo editorial. Me ha recordado mucho a los libritos de poesía que algunos compañeros de la facultad manejaban, con sus propias fotocopias, autoeditados de la manera más rudimentaria que uno puede imaginar, a la espera de dar la campanada en algún premio o lo que fuera.

Hay algo nostálgico en que el autor regrese a la autoedición en el sentido absoluto. No solo tengo en mis manos los versos que él ha escrito, sino que ha trabajado en ellos en su presentación. En papel 100% reciclado e impreso usando tinta ecológica. La declaración de intenciones de Tisselli sigue plenamente vigente. Es físico, se envía en un sobre, por correo tradicional.

Bajo el lenguaje, que así se llama, es un paso adelante en el que se regresa a la raíz. Es un libro que vivirá en el círculo limitado de su centenar de impresiones, de no flotar en la digitalidad ni de dormir en el almacén de la distribuidora. Vive de no renunciar a la investigación, pues está escrito -como su propio autor dice- “por Eugenio Tisselli y máquinas que le acompañan”.

4 pensamientos en “El papel de Tisselli”

  1. No he de dudar de la buena intención de Eugenio Tisselli y el absoluto pongo en duda el derecho que tiene a dejar de explorar la e-Literatura. Sin embargo, su postura me parece un tanto infantil. Centrar los males de la sociedad actual en la explotación a que se someta a los aborígenes, para la obtención de materias primas para construir un PC es simplificar de una forma increible el problema.

    Las materias primas extraídas en el Tercer Mundo se utilizan en practicamente todos los productos que se consumen en el Primer Mundo, (aunque no sé si España debe considerarse que pertenece ese grupo).

    ¿Va a renunciar al uso de la electricidad y agua corriente porque las cañerías se realizan con cobre extraido Dios sabe donde por mineros que Dios sabe en que condiciones trabajan? ¿Va a dejar de vestirse porque el algodón proceda de los campos de regadío que puso en marcha la antigua URRS y que están desecando el mar Caspio y transforman en saladares a paises como Uzbequistán?.¿Como es que se da la incongruencia que su manifiesto me ha llegado sobre un soporte digital, no es eso eLitertura?

    En mi modesta opinión, aun reconociendo que está en todo su derecho de hacer ese tipo de protesta, dudo que la solución a los gravísimos problemas que tiene la actual Sociedad Humana pasen porque las personas dejen de hacer aquello para lo que la naturaleza les ha dotado de especial habilidad y encima, disfrutan haciendo. Este tipo de masoquismos no llevan a ninguna parte.

    Eso si, respeto totalmente su decisión y procuraré sobrevivir sin sus avances en eLiteratura.

  2. Gorki:

    Salgo a la calle totalmente vestido, y hasta llevo zapatos. Cuando el presupuesto me lo permite, como tres veces al día (aunque intento evitar la carne). Y no se necesita ser un genio para deducir que estoy usando un ordenador para escribirte. Aún así, me mantengo firme en mi posición de dejar de usar medios digitales para continuar con mi trabajo creativo.

    Francamente, una coherencia absoluta y sin fisuras como la que pides en tu comentario me resulta una postura que tal vez no es infantil, pero que definitivamente es característica de un pensamiento adolescente. Si, la complejidad del mundo es insondable, y todos estamos sumergidos de lleno en ella. Y la imposibilidad de renunciar a todo aquello que hace daño al planeta y a nuestras sociedades lleva a muchas personas a asumir posturas reduccionistas para justificar su inmovilidad. “Todo está fatal: o lo cambiamos todo, o lo dejamos tal como está”. Esa inmovilidad, al final, resulta bastante cómoda y no resuelve nada.

    Yo dirijo mi activismo a un blanco bastante definido, porque no soy un ingenuo que quiere salvar el mundo de un solo golpe. Sencillamente, me parece que hay una ausencia total de cuestionamientos éticos a la hora de crear o estudiar eLiteratura…. parece mentira, pero todavía hay que ir repitiendo que ética y estética van de la mano. Mi abstencionismo quiere llamar la atención sobre ello. Te podrá parecer infantil. Desde mi punto de vista, en cambio, es una de las decisiones más maduras que he hecho en mi vida.

    Agradezco que, a pesar de todo, creas en mi buena fe y respetes mi posición. Y te aseguro, sin ironía, que sobrevivirás divinamente sin mis “avances en eLiteratura”.

  3. Vuelvo a repetir que respeto profundamente tu postura, tu no quieres colaborar en e-Literatura por que sientes que la ética esta ausente de ella y me parece muy bien.

    Sin embargo, creo que el camino que has tomado es inadecuado, lo lógico es que hubieras intentado introducir la ética en tu trabajo, pues no hay nada que impida que la e-literartura y ética vayan de la mano, sino más bien, que de momento, la e-literatura se ha olvidado de la ética, que es otra cosa.

    Lamento profundamente que un investigador del nuevo canal de expresión, el que yo llamo el “lenguaje netcráfico” tire la tohalla, pues estarás de acuerdo conmigo, que son pocos los que ya son conscientes que la e-literatura, nada tiene que ver con scanear un libro de Dickens y trasformarlo en ePub. Sin embargo, estoy seguro que ello no va a torcer lel camino de la e-literatura, sino simplemente ralentizarla, lo cual deploro.

    No obstante, hacen falta personas que con su vida, den una señal clara de que la ética existe y es importante, por lo que lo que se pierde por un sitio se gana por otro.

    Sin embargo, creo que ambas cosas, la exploración de la e_literatura y una postura ética ante esta sociedad, no son incompatibles, por lo que me atrevo a pedirte que reconsideres tu postura,

    1. Gorki:

      Agradezco muy sinceramente tu respuesta.

      Mi intención era, justamente, que pudiéramos hablar sobre estos temas. En ese sentido, considero que el camino que he tomado no es del todo equivocado. Nuestra conversación me lo confirma.

      Decirte que en este momento me ilumina muchísimo un texto sobre poesía y compromiso de Jorge Riechmann. Dice: “Mi compromiso —en poesía— es con la poesía; y además soy un ciudadano comprometido con su tiempo y con sus semejantes, lo que naturalmente no deja de tener efectos sobre los poemas. Pero partir de un compromiso político a priori a la hora de escribir poesía, eso no: sería poner el carro antes que los bueyes. Y a estos bueyes, además de tirar del carro, hay que dejarlos pacer mucho tiempo en libertad.” Aquí tienes un enlace a sus notas, por si te interesan: http://bit.ly/LIbm31

      Por otro lado, mientras yo no esté, te recomiendo vivamente el trabajo eLiterario de Pelayo Méndez (http://www.onelittleweb.com/) y de Benjamín Moreno (http://www.concretoons.net84.net/) … si no los conoces, vale la pena acercarse a sus trabajos. Verás que la eLiteratura está en muy buenas manos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *