El precio del libro digital

A estas alturas de la película pretender que no hay un buen puñado de lectores esperando leer la nueva novela de Juan Gómez Jurado sería un tanto iluso. Correspondería, además, introducir las habituales diatribas sobre el best-seller, término -todo sea dicho- bastante denostado, aunque no conozco a ningún escritor sincero que no estuviera encantado de vender libros como churros.

Seguir leyendo El precio del libro digital

Del rollo al libro

Rollo de papiroLa verdad, publico este vídeo (que es todo un clásico ya en este ámbito), más que nada porque -extrañamente- cada vez que lo necesito me vuelvo loco buscándolo en una versión que se vea bien (o, al menos, que cumpla con unos mínimos). Vamos, que me lo dejo en el blog a modo absoluto de pequeña “nota” para poder encontrarlo fácilmente en futuras consultas.

Seguir leyendo Del rollo al libro

Sigue creciendo el ensayo en distribución digital

Uno de los problemas que tiene la distribución tradicional de libros es que, francamente, el ensayo no se vende (salvo patochadas new age o con la foto de algún tipo de la tele en la portada). Y el libro académico, menos. Todos sabemos el volumen de ventas que implica un libro que no sea una novela ágil (da igual que sea poesía, teatro o el ya referido ensayo) y el problema no es tanto lo que puede costar que tengan una distribución decente, sino lo que cuesta encontrarlos cuando ha pasado un tiempo. Y el pastizal que te acaban pidiendo por ellos. Por eso la distribución digital es una pequeña bendición que muchas editoriales especializadas en ese sector todavía no abrazan, aunque me consta que hay cosas preparándose.
Seguir leyendo Sigue creciendo el ensayo en distribución digital

La vergüenza lectora al aire

Recientemente leía que los lectores electrónicos están siendo empleados para enmascarar la lectura de baja literatura, si se me permite recurrir a trazar esa línea obtusa que las mentes preclaras saben dibujar tan bien para distinguir entre sus ideales de lo que es la cultura de calidad y aceptable como paradigma intelectualoide.

Seguir leyendo La vergüenza lectora al aire